jueves, 22 de octubre de 2009

DEMAGOGIAS CON VERMUT


1
la vanguardia.es
Finalmente, el conseller se ha venido a referir a los últimos acontecimientos sobre el 'caso Palau', como la reciente puesta en libertad con cargos de los dos principales implicados, Fèlix Millet y Jordi Montull, y la modificación por parte del Govern del decreto de la Creu de Sant Jordi para quitársela a Millet.
Respecto a la decisión judicial, explica que cree actúa con ortodoxia y que lo respeta pero que "es difícil que la gente entienda que Millet no esté en la cárcel". También ha resaltado el hecho de que la Fiscalía pidiese la libertad provisional y que el Consorci fuese el que realmente pidiese que fuese a la cárcel.
Respecto a la Creu de Sant Jordi, cree que es una retirada que simplemente "salva la reputación de los que la tienen". Ha hecho saber que "un par" de premiados con esta distinción le han mostrado su "incomodidad" por compartir galardón con el ex presidente del Palau de la Música Catalana.

2
Más de lo mismo a cada hora de cada día de cada semana de cada mes de cada año.
"Todos a la cárcel", es el título de una película de Berlanga. ¿Y si en lugar de tantos años de cárcel como se piden y que luego nunca se cumplen, fuéramos más prácticos (y civilizados), haciendo trabajar y vivir a los condenados de tal manera que fueran "pagando", es decir, devolviendo lo "desviado", lo que no era suyo? Así habría menos titulares de prensa, menos demagogia y más praxis económica y beneficio social.
Y respecto a la famosa Creu de Sant George, que los dioses nos libren de esas cruces o cruzadas de pureza.

3
Atención. Vuelve Saramago con su doctrina, con sus nuevos salmos de Caín. Entrevistado en el diario "El País" (de la misma empresa editora que "Alfaguara", donde publica Saramago), éste nos dice, iluminado:
"Tienen (los católicos, los cristianos) el Nuevo Testamento, que es un texto simpático, con parábolas bonitas. Creo que Caín sentará mal a los judíos, porque la Torá es su libro. Me llamarán de nuevo antisemita."
Lástima que los buenos escritores como Saramago se carguen tanto de ideología y se metan siempre con los mismos. ¿Por qué no son más valientes y se arriesgan haciendo parodias del Corán, que no es "moco de pavo" como suele decirse?

El suplente del cronista

1 comentario:

Ulises dijo...

No diré que Saramago sea un mal escritor, pero es el típico "escritor plasta", que se llama ateo, pero siempre está predicando a lo divino. Matar a dios para ser dios, o por lo menos para ser el profeta de otra "buena nueva", que será la de San Saramago. Lo dicho, "escrito plasta".

Una descreída