lunes, 13 de julio de 2009

¿TAMBIÉN HAY VACACIONES EN LAS GUERRAS?

"El País" (11.7.09)




















Como podemos apreciar en los medios de comunicación, se diría que en verano, durantes las vacaciones, se reducen las operaciones militares y las noticias sobre las hazañas bélicas. ¿También en los campos de batalla, de cualquier parte del mundo, se disfruta por igual del bello verano occidental y sus playas?

Parodiando a los sublimes Gila y Berlanga, podríamos preguntarnos:
¿También los combatientes, nuestros combatientes en Afganistán y sus enemigos, a diferencia del ejército chino, se han tomado unas vacaciones a juzgar por las noticías mínimas, en pequeñas columnas, que nos llegan de aquellas tierras de opio y sangre? A no ser que el remojo vacacional que imaginamos no exista fuera de Occidente, inducidos al falso optimismo por las escasas noticias de los medios de comunicación en estos días de verano, cuyos enviados especiales también necesitan un descanso anual de malas noticias.
En breve, pasaso el bello verano, en la próxima cumbre de mandamases, saldremos de dudas como casi siempre.
Y para finalizar, un diálogo:

-Oiga, ¿es usted el enemigo?, ¿me oye?, corto y cambio.
-Sí, estamos a la escucha, adelante.
-Este verano queremos proponerles unos días de vacaciones, ¿qué les parece?, ¿nos tomamos unas merecidas vacaciones?, corto y cambio.
-De acuerdo, con estas calores no hay quien mate. Si quieren, les esperamos en aquel oasis, a la derecha de ustedes, bajo las tres palmeras. LLevaremos empanadas, adelante.
-Estupendo, buena idea, nosotros llevaremos una caja de botellas de vino de Rioja. Dejen las armas en las trincheras, corto y cambio.
-Entendido, vamos para allá a refrescarnos.

El enviado especial enmascarado

3 comentarios:

Ulises dijo...

¿En esta Pensión Ulises no descansan ni en verano? Ya veo que no paran de trabajar, y con humor.

Una lectora de vacaciones

Ulises dijo...

Gracias, "Lectora de vacaciones".
Pero es en verano, mientras todo el mundo está relajado y más distraído, nadando o escalando montañas, cuando tenemos temporada alta en el trabajo. Y vamos de una habitación a la otra, limpiando absurdos, autocensuras, lavabos e intereses creados bajo las alfombras. Es en verano cuando aumenta el polvo sucio bajo las camas de matrimonio e individuales (que de todo tenemos en la Pensión Ulises). Aquí estamos, pues, querida mía, de guardia y acalorados frente a tanta suciedad (pero también es verdad que de vez en cuando nos tomamos un buen sorbo de "tinto de verano", fresquito).

La Señora de la Limpieza

llepafils dijo...

Nuestros combatientes. ¿Nuestros?

Occidente. ¿Occidente?