martes, 16 de junio de 2009

LA CONFECCIÓN CHINA (2ª EDICIÓN, AUMENTADA Y CORREGIDA)

Martina Espinosa, Mirando abajo





















I

UNA PREGUNTA:

¿Por qué los chinos y sus talleres de confección o los vendedores negros del top-manta son escogidos, de vez en cuando, para ser reprimidos por la Consejería de Interior de la Generalitat de Catalunya? ¿No existen también otros grupos instalados en Catalunya, que no controlan precisamente los talleres de confección ni la venta ambulante ilegal, sino negocios tan importantes o más que la confección de prendas, y a los cuales parecería que los dejan trabajar hasta nueva orden, mirando a otro lado de la prostitución y la droga, por ejemplo? Y vuelta a empezar.
No se trata de defender a las infrahumanas cooperativas de mujeres y hombres chinos ilegales, ni a los muchachos negros también ilegales que trabajan ilegalmente por un sueldo de miseria ilegal (valga la redundancia de la miseria ilegal), sino de preguntar: ¿qué ocurre con los otros grupos que no se limitan a confeccionar y copiar vestidos, camisas y bolsos de marcas registradas de las multinacionales del vestir?

Una estudiante de chino



II


Realmente, la confección china y la venta ilegal por las calles tienen, en primavera y en verano, el número uno en el escalafón de la persecución policial. Es digno de ver, cuando la guardia urbana corre con sus potentes motos dentrás de los chicos negros cargados con sus fardos de bolsos "Loewe" y gafas modernas italianas, último modelo. El gato armado y el pobre ratón huyendo por el puerto. "Societat de consum", cantaba Raimon. Unos más, otros menos, otros muchísimo menos, y otros nada, pero siempre ilegales los últimos, los que no tienen nada.

Un paseante


III


Ha salido un portavoz de los "mossos d'esquadra" en TV3 y ha dicho que los chinos ilegales de Mataró vivían y trabajaban en unos locales cuyas condiciones de higiene no eran las adecuadas, con unos sanitarios y unas cocinas no muy limpias, como hemos podido ver en la filmación. Y luego se han preguntado, policías y periodistas, a dónde van a parar tales prendas confeccionadas ilegalmente: ¿y si miraran en su propio armario, un armario por supuesto de lo más legal, no encontrarían quizá más de una camisa o de un bolso confeccionados en Mataró por las máquinas de coser chinas? Por otro lado, ¿se les ha ocurrido visitar los pisos patera de pakistaníes, árabes, seleganeses y eslavos que exiten en el barriochino y en el barrio gótico de Barcelona?

Sería interesante otra filmación con cientos de cucarachas merodeando escaleras abajo, escaleras arriba (y no estamos haciendo una parodia o metamorfosis kafkiana de las prostitutas eslavas y africanas y sus clientes, sino que nos referimos a la cucaracha en sí, como diría Jean-Paul Sartre), con habitaciones insalubres donde pernoctan decenas y decenas de emigrantes legales e ilegales. ¿Y las cocinas? No son las de "El Bulli" justamente, el mejor restaurante del mundo, donde por cierto no es posible comer ni una tortilla a la francesa ni a la catalana (¿falta inventar la tortilla catalana?, estamos en ello), ni a la española.

Un vecino de la Rambla del Raval

(Selección de los textos recibidos en el consultorio de "Radio Pensión Ulises")


El cronista del barrio


8 comentarios:

Ulises dijo...

En un piso de mi casa, sin ventilación ni mucha higiene, cocinan empanadas exóticas que luego venderán en las tiendas no menos exóticas. Y no lo digo por racismo culinario ni de otro tipo, ya que me gustan las empanadillas de otros países: es una cuestión de simple manipulación alimentaria y ambiental.

Una turista accidental

Ulises dijo...

Y no hablemos de los malos olores de las cocinas, perfumando con especias toda la ropa tendida en los patios interiores. Pero aquí son responsables, no los pobres cocineros pakistaníes, chinos o de donde fueren, sino los dueños de esas viviendas, que suelen ser nativos de Barcelona, Catalunya.

Uno que ya no tiende la ropa en el patio interior

Ulises dijo...

Chicos hay que aguantar, lo multicultural, la globalización tiene esas cosas.

Un neomarxista

Ulises dijo...

No está nada mal. Un neomarxista con sentido del humor internacional. Pero tiene razón. Somos ricos (aunque en crisis), y no todo van a ser ventajas en el Primer Mundo.

Un lector de Bakunin

AT dijo...

El Primer Mundo en crisis. Aleluya. Debe ser por solidaridad con las hambrunas del Tercer, Cuarto y Quinto mundo. Globalización caritativa. Por cierto, ¿cuál es el Segundo mundo? ¿Por qué ese salto del Primero al Tercero en todas las informaciones periodísticas? ¿No sería una buena idea que sólo existiera este Segundo mundo misterioso, sin el Primero ni el Tercero?

Calculador de mundos

Nadal dijo...

Sí existe el segundo mundo, con el primer y tercer mundos, también el cuarto. Pero como hoy no tengo ganas de hablar, les remito a Wikipedia.

AT dijo...

Siguiendo los consejos de nuestro corresponsal Nadal, nos vamos a Wikipedia y copiamos este fragmento:

"El Segundo mundo, puede ser resumido como el grupo de países que se adhirieron a la llamada experiencia "socialista" (también llamados "socialismo real"), formando una oposición en el plano ideológico al Primer mundo. Estos estados se diferenciaban del Primer mundo por su rechazo a la cultura liberal y al capitalismo abierto, y también se diferenciaban del Tercer mundo por su nivel educacional, el tamaño del Estado y el mayor poder relativo.
Formaban el bloque de lo que se suele denominar economías nacionales de capitalismo de estado, de tipo monopolista, es decir, que tendían a concentrar la totalidad de los recursos económicos en la forma de propiedad pública, lo que permitía una economía de planificación centralizada. A su vez poseían un mercado común propio.
Caídos los estados llamados "socialistas" en los años 80 la pregunta que rondaba fue ¿Y qué entendemos por Segundo mundo ahora? Entonces surgieron dos teorías a través de las ciencias políticas".

En mi comentario, cuando menciono a un "Segundo mundo", no me refería a los países soviéticos, sino a un Segundo mundo utópico, una síntesis "ideal", en que no hubiera ni el derroche del Primer mundo ni la carestía del Tercer mundo.
Por otro lado, después de la caída del imperio soviético, parece claro que existe cada vez más el Primer y el Tercer mundo.

Calculador de mundos

Ulises dijo...

DEL FRACASO AL HUMOR

Entre el primero, el segundo, el tercer y cuarto mundo, aquí nosotros, tan ricamente, con reclamaciones por el impago de hipotecas en la mano. Nuevo lema revolucionario: "Propietarios fracasados del mundo, uníos".

Humorista de radio