domingo, 10 de mayo de 2009

¿PERFORMANCE EN EL PARVULARIO?, EL "PASODOBLE", O EL ARTE DE PONERSE PERDIDOS

















(Publicado en el diario "El País", 9.5.2009)

No sabemos ni se dice en el artículo quién recogio el barro esparcido, quiénes se cuidaron de recoger los desechos de la orgía teatral. ¿En el arte moderno se arrojan los residuos unos a otros y luego nadie meciona a los basureros?

Muy mal, señores. El Gremio de los basureros quiere hacer pública su protesta, su repulsa a ser utilizados meramente como recogedores de los detritus matéricos del Arte Residual. Además, queremos hacer constar que: la misma entidad de la basura merece un respeto, ya que luego será reciclada para que puedan volver a investigar y divertirse los artistas experimentales en el Teatre Lliure.

Por todo ello, este Gremio considera que deberíamos también ser mencionados en el reparto de elogios dedicados a los protagonistas de la obra el "Pasodoble" (o el arte de ponerse perdidos, acción en el barro), así como consultarnos en algunos aspectos:
¿Saben, por ejemplo, si el barro utilizado para esta "acción teatral" era el de mejor calidad, el de mejor textura plástica para arrojarlo contra el muro o para ensuciar el traje a la moda de los dos protagonistas?

Ya que debe tratarse también de barro subvencionado, les recomendamos que utilicen el más caro y prestigioso: el barro de los caminos y senderos de Lleida, de probada calidad al hacer los niños sus platillos voladores, cuya explosión es perfecta al ser arrojados contra el suelo interespacial.

El Aguafiestas de la Vanguardia (del Gremio de basureros)

8 comentarios:

Ulises dijo...

Arrojarse barro unos a otros también puede ser una buena metáfora contra el mundo actual (si uno hace un esfuerzo de imaginación). Con todo, es verdad que parece un poco de parvulario esta acción pictórico-teatral de Miquel Barceló. Los dadaístas y surrealistas hacían "paridas y acciones" más alucinantes, más artísticas. Los vanguardistas se han vuelto como niños, pero sin su pureza. ¿Para cuándo la nueva vanguardia, potente, subversiva, renovadora de las artes, que no sea de patio de colegio, de parvulario, pequeñoburguesa y subvencionada? Pobres vanguardistas de antaño, más pobres que una rata..., valga la redundancia de la pobreza.

Un pobre poeta experimental

Ulises dijo...

Mientras ustedes juegan al "arte moderno" y a hacerse los muertos de vanguardia, otros nos matan con el pánico a la gripe animal (ternera, gallina o cerdo, qué más da), a los terroristas y a la crisis económica creada por ellos mismos, los agentes del poder.
Señores, no sé adónde voy, pero me bajo de este autobús que tampoco lleva a ninguna parte, adiós, muy buenas.

Un viajero que se baja (sin remitente)

Ulises dijo...

Pues yo prefiero subir y bajar del autobús, continuar con ese maldito viaje a ninguna parte, ir hasta el fondo de la noche e intentar corregir el rumbo, el destino que nos han obligado a seguir. Modificar la trayectoria del viaje, cambiar de destino, ser mosca cojonera en las partes pudibundas, en las partes innobles del poder (mosca metafórica, por favor, seamos provocadores de picazón pero higiénicos).

El señor de las moscas

Nadal dijo...

Tuve un amigo, Antonio, que tenia un perro pastor alemán que siempre le acompañaba y al que cuidaba con tanto celo que sus amigos deciamos que si volvíamos ha nacer, queriamos ser el perro de Antonio.
Un día, hablando con un amigo pintor,
coincidimos en nuestras preferencias por Antoni Tapias y Miquel Barceló y casi, casi, coincidimos en que si volviamos a nacer, queriamos ser Miquel Barceló.
De su obra, sobre la que no terminaría nunca de hablar, ahora solo diré que es excepcinal y probalemente la mejor obra actual,
con una evolución desde sus inicios
llena de coherencia e innovación.
Pero lo que quería comentar aquí es sobre la persona, Miquel Barceló
no tiene vida social publica, sin ocultarse, simplemente le sabemos trabajando en Felanix, Paris o Mali
y esta persona de vida poco convencinal consigue el mecenazgo de las más altas esferas políticas,
eclesiásticas y financieras...
como si de un artista del renacimiento se tratara, y ello sin concesiones, pudiendo poner a disposición publica una obra de una calidad y unas caracteristicas espectaculares.
Disculpen mi entusiasmo pero me han tocado la fibra.
Aveces en este pais que hiela corazones, nos perdemos lo mejor de lo nuestro y a mi, en este valle de lagrimas, no me gusta desperdiciar las pocas cosas que valen.

Ulises dijo...

Tàpies, guste o no, ha creado un estilo original con su pintura matérica, con sus esculturas, incorporando objetos vulgares y trazos de la vida cotidiana a su obra: un gran collage matérico del siglo XX, en negro, maderas, hierros, cuerdas, trozos de muebles, telas metálicas, sábanas rasgadas, etc.
En cuanto a Miquel Barceló, aun siendo original en algunas obras, su potencia creadora es menor. Su estilo es menos nuevo, debe demasiado a los pintores expresionistas, sobre todo a aquellos que ya utilizaban grandes cantidades de pintura, de gruesos relieves espesos sobre tela. Y en cuanto a sus actuaciones públicas, a sus "acciones" teatro-pictóricas, me gustaría que fueran más creadoras, que no se limitaran a arrojar cubos de pintura de un lado a otro, repitiendo lo que ya se hizo hasta la saciedad en tiempos del dadaísmo y del surrealismo, o en las performances del arte abstracto.
Y que, por cierto, no estaban generosamente subvencionados por razones de escaparate político de turno, lo cual me parece más arriesgado y más digno desde un punto de vista artístico, experimental.
Es bastante fácil hacerse el artista "rompedor" cuando tienes detrás un buen colchón, un presupuesto millonario de las instituciones que te financian los "platos rotos".
En cuanto al Renacimiento, Miguel Ángel, Leonardo, etc., hay una diferencia esencial: estaban mantenidos por el poder, es verdad, pero al mismo tiempo ellos luchaban, discutían contra ese mismo poder.
No veo a Miquel Barceló discutiendo, poniendo en cuestión a las contradicciones del arte moderno, subvencionado, domesticado políticamente. En este sentido, incluso Tàpies es un artista más revolucionario. Por eso creo que la autenticidad artística merodea por otros barrios del mundo, con menos medios económicos -o ninguno-y más imaginación.

Un artista joven sin sala para exponer

12 de mayo de 2009 18:24

Nadal dijo...

Es cierto que Barceló debe mucho a otros artistas. Un creador no sale de la nada, lleva en su mochila y en su obra toda la historia del arte que
le ha configurado.
La grandeza de algunos está en que este bagaje adquiere vida propia para
crear una obra original como la que se descubre en Barcelo.
Precisamente un detalle enriquecedor de su trabajo es la utilización desinhibida de cualquier tecnica creativa con la libertad propia de su, nuestra, posmodernidad, que le permite profundizar tematicamente sin tener
que pagar peaje a la novedad formal.
Si existe un arte por el arte, Barceló crea su mundo lleno de significados y compararlo con dadás
es no querer ver ni su forma, la cual ya nos dice que no va por el mismo camino.
En cuanto a lo de "revolucionario"
, la verdad, no se si le pediría a alguien que lo fuera, de un artista
me conformo con poder disfrutar su obra y si me enriquece la vida, tiene mi admiración y mi gratitud.
Así lo siento con Miquel Barcelo.

Ulises dijo...

Hace muy bien Luis Nadal al defender su gusto estético, en este caso la obra pictórica de Miquel Barceló. Es verdad que es más original que otros pintores, y como persona no parece nada engreído por la fama, a diferencia de otros.
Pero también es comprensible que los jóvenes artistas pidan a los mayores, a los ya famosos, un poco más de compromiso con la realidad artística de los demás. Creo que "El joven pintor que no tiene sala para exponer", en su nota, cuando habla de revolución, se refiere a una "revolución artística", no social, a una creación más indómita con los poderes. Con esos poderes que todo lo corrompen y te hacen bailar al son de su música, para fotografiarse luego al lado del artista.
También estaría bien y sería interesante que, de vez en cuando, esos artistas que ya no necesitan más dinero, plantaran cara al poder, rechazaran sus ofertas económicas y defendieran a los artistas más jóvenes, sin oportunidades ni siquiera de exponer.Romper una lanza a favor del artista joven, y decirlo a la cara del poder rechazando sus ofertas interesadas. ¿Para qué quiere un famoso más fama, más dinero? ¿No da también satisfacción echar una mano a los que empiezan? Menos voracidad en el arte, creo que también estaría bien.

at

Nadal dijo...

El problema del acceso a los circuitos artisticos para los noveles
,es un tema muy grave para ellos y por otra parte muy interesante de analizar ya que enfrenta una persona como singular al estamento social en toda su complejidad.

No creo que se pueda responsabilizar de este problema a un artista, creo que son las organizadiones que se mueven alrededor del mundo del arte las que se tienen que cuestionar: escuelas, museos, marchantes, salas de arte, ministerios...