sábado, 7 de marzo de 2009

"TODO HAY QUE DECIRLO", EN RESPUESTA A "CACHO DE PAN"

Manuel Gago, El Espadachín Enmascarado (1952)















POÉTICAS DEL BLOG

Del blog "Cacho de Pan" (nave audaz pilotada por Dante Bertini, el reciente creador de un nuevo género poético en los "Encuentros 080": el Poema-móvil, teléfono-poema recitado en público), me dicen que los anónimos no son estimulantes para ser contestados. Estoy de acuerdo, cuando se trata de meros "anónimos", insultantes, cuya única función es denigrar el tema que sea y a quien sea. Pero en el caso de la Pensión Ulises, la intención es sólo creativa, literaria. Dar más voces a los espíritus que desean encarnarse, que diría mi tía paterna, la hechicera. Para decirlo de una manera menos espiritista: cuando, en la Pensión Ulises, las notas no van firmadas con el nombre del autor, significa o, mejor, representa que están hablando unos personajes que se encarnan, que adquieren vida al aparecer en la escena del blog, como en aquella obra de Pirandello, Seis personajes en busca de autor.

Personalmente, debo confesar que a veces yo también necesito de "otras voces", que digan una cosa y la contraria, que hablen ahora en serio, ahora en broma, para desarrollar ciertos temas literarios o no. Quiero decir que no es en modo alguno un típico seudónimo, en mi caso, sino una necesidad de "gentes", de drama o comedia en "gentes", parodiando a Pessoa.
Con lo dicho, es obvio que me responsabilizo de ciertos personajes que no firman con su nombre, ya que de momento la confianza es poca y aún no me lo han dicho, y por ello me veo obligado a darles un "alias" para la lucha cotidiana que mantienen en el espacio del blog. Puede haber cierta confusión en la autoría, esto es verdad, puesto que hay otros "alias" que me son ajenos (unos pocos, todo hay que decirlo), pero no son, como decía, simples "anónimos".

AT, El Espadachín Enmascarado (por ejemplo)

1 comentario:

cacho de pan dijo...

enmascarado: "cacho de pan" suele decirse de alguien con buen corazón;
este cacho, poeta-móvil, semianónimo también, es a veces algo ácido, con ralladura de limón incluída, pero acostumbra atender razones cuando se las dan tan bien dadas.