martes, 10 de marzo de 2009

QUE LA SANGRE NO LLEGUE AL "GIMNASIO DE POETAS"

Praxiteles, Hermes con el niño Dionysos

Ahora descubrimos, gracias a "Cacho de Pan" y a "MCM", que existe un "Gimnasio de Poetas", donde recuperarnos física y anímicamente del mal talante del entorno prosaico, antipoético.

Corazones rotos, muslos blandos, lesión en la rodilla, torceduras de los pies, tobillos con esguince, hernias discales, pinzamientos cervicales, alteración del nervio óptico, tembleque del nervio facial, dolor reumático en el brazo o en la mano de escribir, tortículis al volver la cabeza y ver a otro poeta detrás, con la mano en el bolsillo secreto, dispuesto a..., todos esos y otros quebrantamientos del sistema óseo hallarán cobijo, restauración local y pronta recuperación completa del cuerpo del poeta en el citado "Gimnasio de Poetas". Y ya con la forma adquirida del cuerpo pasaremos a la otra forma, la poética, que una vez conseguida daremos a conocer en el espacio público, donde nos espera, atención!, nuevos quebrantos (en el "ágora", como dice Luis Nadal, fumador de pipa surcando el mar).

Deporte de alto riesgo sin duda, éste, el de la creación poética, cuya representación nos obligará a exponernos una y otra vez a las mil y una piruetas sobre el fino alambre de la pista. Sin red debajo que proteja al desvalido lírico, hacedor de metáforas y quebrantos. De ahí, pues, la necesidad de mantenerse en forma, y para ello nada mejor que aprovechar la oportunidad que el "Gimnasio de Poetas" nos brinda: conservarnos en buen estado de gestación poemática, con toda clase de garantías y reservas sobre nuestras posibles partes más blandas y delicadas
(el folleto tiene a bien la finura, la cortesía de no mecionar las partes blandengues del poeta a recuperar).

Se asegura la recuperación de la primera forma en pocos meses, sobre todo a base de ejercicios rítmicos, atléticos, con apoyatura musical cantada de fondo, rimada o en verso libre, a convenir).

Si lo que se quiere es, no recuperar la primera forma natural del poeta, sino otra forma distinta a la primera, más atlética, se requerirá más tiempo de ejercicio rítmico, y aquí lamentamos tener que apuntar que el resultado de la plena forma atlético-poemática no está totalmente garantizada. Pero sí que ofrecemos a los interesados toda clase de estímulos y descuentos para conseguirlo en una segunda fase de ejercicios constantes (dice la última cláusula en letra pequeña del folleto del "Gimnasio de Poetas").

Salud, queridas y queridos, y buen poema (esto no lo dice el folleto, ah, y yo tampoco sé quién es la "Muñequita linda", ni me importa)

El cronista del barrio

1 comentario:

cacho de pan dijo...

me gustaría conocer las instalaciones...tal vez me apunto...