jueves, 22 de enero de 2009

DE PENSIÓN A PENSIÓN, Y TIRO PORQUE ME TOCA

Josep Amat, Barrio Chino (de Barcelona)





















YouTube - CARTA A EUFEMIA PEDRO INFANTE completa.


INFORME

Así es. Tampoco Allan Poe sabe nada.
Hemos encontrado a Edgar en un cuartucho de una pensión ilegal del Raval, en el Pasaje Bernardino, y nos ha asegurado que el nunca a visto a un tal Paul Auster, ni sabe quién es ni le interesa, y nos ha rogado que le dejemos tranquilo, ya que él, esta tarde -en el momento de la visita- está intentado finalizar un poema que le ha inspirado el cuervo enjaulado de una vecina de enfrente, que es agente de la guardia urbana y cuyo marido los domingos sale al balcón a tocar el violín
(muy bien por cierto, nos indica el pensionista Edgar).
Nos vamos, deseándole suerte con el cuervo de la vecina, el violín del vecino,
y la publicación de su poema.

Así pues, lamentamos comunicar a nuestros clientes de la Pensión Ulises, que, pese a nuestras interminables investigaciones yendo de aquí para allá por todo el Barriochino o Raval, no hemos podido descubrir aún el paradero de Paul Auster, y por tanto deberán estar un tiempo ignorando lo que él y su familia opinan sobre los sucesos de la tierra y el cielo.
Pero no desesperen, lo encontraremos, a pesar del escaso éxito de nuestras pesquisas hasta ahora, y el cielo y la tierra volverán a brillar con los destinos de la Familia Auster y sus fotografías a todo color.

Despacho de Detectives del Distrito Quinto

2 comentarios:

zbelnu dijo...

Qué interesante espacio, ya no existen las pensiones, qué harían ahora las protagonistas de las historias de Jean Rhys sin hoteles baratos realmente baratos donde beber y escribir de noche?

Ulises dijo...

Gracias a la colaboración detectivesca de "zbelnu" hemos encontrado el nombre clave: Jean Rhys, para intentar resolver, con la ayuda también de Isabel Núñez, el "Crucigrama" de la desaparición de Paul Auster.